Tritordeum, ¡el nuevo cereal español!

Como si de una relación amorosa se tratase, lo que viene a continuación será la historia que unió, literalmente, lo común con lo inadvertido. Una unión que a buen seguro será protagonista no solo de gran cantidad de futuras digestiones, sino también de que dichas se produzcan.

La humanidad se ha empeñado, durante toda su historia, en mejorar las variedades de todo tipo de plantas, frutas y verduras con el fin de obtener mejores resultados no solo a nivel de cosecha sino también en términos de sabor y aspecto, entre otros.

En relación con esto último surge un antiguo deseo, con más de 2000 años a sus espaldas, que tiene como fin encontrar un cereal tan sano y digerible como la propia cebada, y con los valores nutricionales y las capacidades tecnológicas del trigo.

Ahora, después de una larga espera, ha nacido un nuevo cereal más sostenible y saludable para la industria agroalimentaria. Se trata, sin lugar a dudas, del primer cereal creado (sin modificación genética) capaz de llegar a nuestros supermercados. Este es el Tritordeum, nacido de la mezcla del trigo duro (Triticumdurum) y de una variedad de cebada menos conocida de procedencia chilena (Hordeum chilense).

Tras culminar los trabajos de cruzamiento y selección genética en 2013, Agrasys (una empresa española que aplica y desarrolla hallazgos realizados en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas) anunciaba el lanzamiento comercial del Tritordeum.

Se trata de un novedoso cereal que destaca, principalmente, por sus ventajas agronómicas, manifestando una potente resistencia a la sequía y a las altas temperaturas, así como unos rendimientos similares al trigo común (la espelta, por ejemplo, rinde una cuarta parte respecto al trigo común). Es por ello que cursa como un cultivo inmejorable a la hora de posicionar territorios a la vanguardia de la alimentación del futuro.

Además, este cereal contiene diez veces más luteína que el trigo (un importante pigmento que le da al pan un atractivo color dorado y que actúa como antioxidante en la salud ocular) y presenta en su composición más ácidos grasos insaturados (como el ácido oleico) y un gluten más digerible (ya que presenta menos proteínas gluteínicas asociadas con las intolerancias alimentarias).

Y aunque este cereal no es adecuado para celíacos, puede llegar a ser una alternativa cereal para aquellos que quieren reducir el consumo de gluten.

Los últimos datos indican que el área de cultivo de este cereal ya abarca unas 1300 hectáreas, siendo España el mayor contribuyente con unas 450 hectáreas, seguido por Italia (440) y Turquía (250).

En adición a lo anterior, el número de empresas dedicadas al procesamiento de este cereal ha crecido de nueve en 2015 a trece en 2016. Asimismo, entre 2016 y 2017 su comercialización se ha extendido a Francia, Suiza, Suecia y Alemania; por lo que ya existe un mercado emergente para este nicho agrícola aún en pañales.

Ahora, centenares de establecimientos ya elaboran no solo pan, sino también repostería, pastas alimenticias así como todo tipo de productos innovadores.

Fuentes:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.